Sector 

Aemes considera que ‘entidad de seguros’ sí  engloba a las empresas dedicadas a la distribución de seguros

  Redacción / 16 de marzo de 2020

Aemes, a través de una nota informativa, publicada el domingo, analiza cómo el Real Decreto 463/2020 de 14 de marzo, por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19 afecta al sector asegurador y, más específicamente, a la mediación.

Limitación de circulación

La medida que más afecta a la mediación es la limitación de circulación por las vías de uso público durante la vigencia del estado de alarma, tanto a pie como mediante vehículos particulares (artículo 7). A no ser que el desplazamiento se realice, por un lugar, al lugar de trabajo para efectuar su prestación laboral, profesional o empresarial  (artículo 7.c) o, por otro lugar, a entidades financieras y de seguros (artículo 7.f).

No obstante, sí que existe una limitación a la atención al público, ya que únicamente podrán ofrecer atención al público aquellas actividades excepcionadas de la aplicación del Real Decreto 463/2020. Hasta la fecha, el Gobierno no ha dictado ninguna norma que prohíba la continuación de la actividad de Mediación; en consecuencia, será el empresario en base a su poder de gestión, el que decidirá si continúa la actividad empresarial o cesa.

Teletrabajo, voluntario

En base al teletrabajo, Aemes explica: «El teletrabajo es voluntario, por lo que ni el trabajador puede obligar al empresario a facilitarle esta fórmula de prestación de trabajo ni tampoco puede el empresario obligar al trabajador a teletrabajar desde su domicilio, debiendo estar consensuado entre ambas partes. En consecuencia, la no asistencia al puesto de trabajo sin causa que lo justifique, podrá ser considerada falta y acarrear las sanciones pertinentes».

¿La distribución de seguros, una excepción?

«Durante la vigencia del estado de alarma las personas únicamente podrán circular por las vías de uso público para la realización de las siguientes actividades: Desplazamiento a entidades financieras y de seguros”, expone el Real Decreto. En consecuencia, expone Aemes, «cabe plantearse si las empresas dedicadas a la distribución de seguros están englobadas dentro del concepto que el Real Decreto quiere dar a las ‘entidades de seguros'».

El término ‘entidad de seguros’, en su denominación genérica, se refiere a la empresa dedicada a la actividad aseguradora, recuerda Aemes. El Real Decreto indica, a su vez, que las medidas en él adoptadas persiguen la seguridad y salud pública, por lo que de acuerdo con esta información y en vista de que los mediadores de seguros son los intermediarios entre el cliente y la compañía aseguradora, entiende la patronal «que el sentido que el Real Decreto quiere dar al concepto ‘entidad de seguros’ sí que engloba a las empresas dedicadas a las actividades de distribución de seguros». Lo que consecuentemente supone que la mediación sí está autorizada para realizar su trabajo.