Mercado

Las consultas legales de los clientes de AXA incrementan un 600% en el año de la Covid-19

  • AXA comunica que se refleja un crecimiento del 32% en el número de consultas de sus clientes realizadas al servicio de Protección Jurídica en el periodo posterior al estado de alarma

  Redacción / 24 de febrero de 2021

La incertidumbre generada por la Covid-19 ha hecho que las consultas realizadas por los clientes de AXA al servicio de Asesoramiento Jurídico en todo 2020 sobre cuestiones de consumo y estafas  online crecieran un 600%. La cancelación de viajes y eventos, las reclamaciones a compañías  aéreas y agencias de viajes, o la devolución de matrículas por el cierre de academias o gimnasios fueron las principales preocupaciones de los clientes en todo el año pasado.

Arturo López Linares, director de Siniestros de AXA España, asegura que “el carácter excepcional de la situación enfrentó a muchos ciudadanos a una realidad ante la que  no sabía cómo actuar ni qué derechos tenían, y el asesoramiento jurídico para saber cómo proceder se hizo muy necesario”.

En 2020, en los días posteriores a que el Gobierno decretara el estado de alarma, las consultas totales realizadas por los clientes de AXA al servicio de Asesoramiento Jurídico crecieron un 32% con respecto al mismo periodo del año anterior.

Otro asunto de preocupación para los españoles fue el relacionado con la Administración  Pública, tales como la paralización de los plazos administrativos, sanciones derivadas del  incumplimiento normativo o los cierres perimetrales. Este tipo de dudas resueltas por los servicios jurídicos de AXA aumentaron el año pasado más de un 130%.

Del mismo modo, las consultas sobre productos financieros y situación patrimonial de las familias se duplicaron. La incertidumbre económica que se abrió como consecuencia del estancamiento de la actividad, hizo que muchos clientes necesitasen aclarar sus dudas sobre su futuro económico y  preguntaran sobre rescates de pólizas o la rentabilidad de sus inversiones.

Finalmente, las cuestiones laborales que afectaban a clientes particulares y a autónomos aumentaron el año pasado casi un 90%. ERTES, subsidio por desempleo, bajas incentivadas o exoneración de cuotas de la Seguridad Social por la pandemia acapararon las principales consultas sobre el mercado laboral.