datos sector asegurador 2018

Mercado

El sector asegurador creció en 2018 «moderada y sólidamente»: un 1,34%

  Redacción / 22 de enero de 2019

«Somos un sector rentable, las cifras lo dicen. Y lo somos, gracias a nuestra capacidad de generar ofertas y a la de nuestros comercializadores de explicarlas», ha puntualizado Pilar González de Frutos, presidenta de Unespa en la presentación del informe las ‘Perspectivas del seguro y la economía para el año 2019’.
González de Frutos lo ha dicho: el sector asegurador creció en 2018 en un 1.34%, alcanzando los 64.282 millones de euros. Un dato que le sirve para señalar al 2018 como un «buen año», aunque «no específicamente significativo, ya que el crecimiento ha sido moderado, modesto, pero sólidamente implantado».

Vida y no vida

En ambos ramos, vida y no vida, se ha de hablar de crecimiento. En los seguros de no vida se logra la cifra de 35.368 millones (3.94% superior al 2017), una facturación que la presidenta califica como una «expansión significativa». Mientras que, en el ramo de vida, la cifra «meritoria» supera los 188.089 millones de ahorro gestionado (2.44% por encima del año anterior).

Facturación

Específicamente, en el ramo de no vida se deben explicar tres datos. El seguro de automóviles superó en un 2% la facturación de 2017 (11.135 millones). En el caso de salud, González de Frutos ha señalado la “tendencia estructural hacia el crecimiento a tasas más elevadas», ya que éste ha facturado un 5.6% más que el pasado año (8.520 millones). Por último, en multirriesgos, también con «tendencia al alza», ha superado en un 4% al 2017 (7.245 millones).

Primas

De acuerdo a los datos aportados, desde Unespa han puntualizado que las primas especializadas son las que han mostrado una “mayor proyección en primas”. Seguidas éstas por las de los seguros masivos (salud, decesos, multirriesgos del hogar y vida riesgo) que presentan una “importante capacidad de crecimiento” a excepción del seguro de automóvil, debido a que el parque asegurado es menos de la mitad del existente en 2007. La receta para contrarrestar esta realidad pasaría por “optimizar el modelo de negocio, ya que es distinto al de hace unos años”, ha vaticinado González de Frutos.

Crecimiento rentable

En relación a rentabilidad, José Antonio Sánchez, director general de ICEA, ha destacado que “los ratios se mantienen, a pesar de la economía”. Los resultados técnicos aportan dos cifras: no vida se saldó, en 2018, con un crecimiento del 0.9%, mientras que en vida hay una reducción del 0.5%. Desde Unespa la afirmación es más tajante: “el sector tiene un sólido compromiso con el crecimiento rentable y, por tanto, el modelo de negocio está comprometido con el largo plazo y la estabilidad”.

Ahorro individual y colectivo

Sobre el ahorro gestionado, los datos ICEA arrojan una realidad muy interesante. Ya que mediante una curva de variación interanual se ve las fuertes diferencias que existen entre ahorro individual y colectivo. González de Frutos ha remarcado que, a pesar de la “volatilidad” del individual, éste continúa con un evolución sostenida que lo coloca en un 4%. No obstante, el problema reside en la evolución del ahorro acumulado en seguros colectivos, pues es “negativa” prácticamente en toda la serie.
Esta tendencia “a contracorriente” de la colectiva, ha apuntado la presidenta, destruye las previsiones de las empresas. Ya que este progresivo adelgazamiento puede conllevar que el mercado laboral, que ya es dual, conduzca a un mercado de pensiones mega-dual, donde habrá personas con pensiones complementarias y otros sin ellas.
Centrando el foco en los planes de pensiones individuales, como productos de naturaleza colectiva, González de Frutos ha puntualizado que todos ellos son “aportaciones netas negativas, es decir, pagan más de los que aportan o se sitúan en el equilibrio”. Mientras, que sólo dos productos individuales presentan una sólida aportación neta: los planes de previsión asegurados y las rentas.
Generalmente, al hablar de ahorro, González de Frutos dice de España que presenta un “perfil plano”, es decir, quien antes ahorraba lo sigue haciendo y el que no lo hacía no ha cambiado de parecer. Una situación que, en su opinión, debe cambiar para “alimentar la cuenta de resultados del país”, pues si los que deben ahorrar ahora para procurarse una rentas complementarias no lo hacen, el PIB no crecerá dentro de algunos años.

Ahorrador- conservador

Para terminar, la presidenta ha ratificado que el perfil ahorrador del española es de tipo “conservador”, es decir, el español medio prefiere una rentabilidad algo más modesta, si a cambio tiene como garantía que no tendrá pérdida. Esto se traduce en que las tres cuartas partes de todo el ahorro gestionado por aseguradoras corresponda a productos con garantía de rentabilidad; por tanto, ha concluido González de Frutos: “las aseguradoras vendemos lo que el público quiere: productos con garantías”.