Mercado

El 85% de las personas hospitalizadas por accidentes de tráfico sufre secuelas permanentes

  Redacción / 21 de noviembre de 2018

Hasta un 85% de las personas que han sufrido un accidente de tráfico y han necesitado hospitalización sufrirá algún tipo de secuela permanente y, de todos los lesionados que sufren algún tipo de baja o impedimento después de un accidente de tráfico, el 14% se queda con algún tipo de secuela o limitación de por vida, según se extrae del último informe del Centro de Estudios Ponle Freno-AXA sobre las bajas e impedimentos de tráfico.

Aunque la mayoría de las secuelas (dolores, mareos, vértigos temporales, etc.) que quedan tras un accidente de tráfico son de carácter leve según el Baremo oficial, casi un 2,4% son graves o muy graves, como problemas físicos o psíquicos tales como la pérdida grave de visión, la pérdida total de la movilidad, la pérdida total de audición o la amputación de alguna extremidad, etc.

Además, cuando un lesionado tiene secuelas, el tiempo de estabilización de las lesiones se duplica respecto a una baja sin secuelas, llegando a los 125 días de media. Así, un lesionado con secuelas leves, como mareos, cervicalgia o vértigos temporales, tarda un mes y medio en recuperarse y un lesionado con secuelas muy graves, como ceguera, pérdida de audición o deterioro grave de las funciones cerebrales, más de un año, si es que se recupera.

Tiempo de recuperación

En cuanto al tiempo de recuperación, cuatro de cada diez lesionados en accidentes de tráfico necesita más de un mes de recuperación para volver a sus actividades diarias. En concreto, el 30% de los lesionados con daños corporales sufrió un accidente que le provocó una baja o impedimento moderado, necesitando más de un mes para recuperarse, y el 7,5% necesitó ingreso hospitalario para estabilizar sus lesiones.

Del análisis se desprende que el tiempo que tarda un lesionado en estabilizarse es 63 días: los heridos graves necesitan más de seis meses para volver a sus quehaceres -si bien, según la trascendencia de sus daños, no todos podrán volver a realizar sus ocupaciones habituales-, frente a los 86 días que necesitan las personas que han sufrido una lesión moderada y los 57 días que requieren las bajas leves.

El estudio determina que las personas mayores y los niños menores de 15 años son los más vulnerables, ya que duplican y triplican el porcentaje de lesionados graves: casi el 20% de las lesiones que sufren los afectados de 61 a 75 años conlleva más de 30 días de impedimento e ingreso hospitalario, frente al 7% de media, siendo el colectivo que se lleva la peor parte. Lo mismo ocurre con los niños: el 18% de las lesiones que padecen los menores de 15 años son graves, por lo que requieren hospitalización.

Tipo de baja según la edad del afectado

Según el tipo de accidente sufrido se produce una lesión o una baja de mayor o menor gravedad. En concreto, las lesiones más graves son las que se producen por atropello a un peatón o ciclista: más de la mitad de estos necesita más de un mes para estabilizarse y tres de cada 10 requieren ingreso hospitalario. Por el contrario, las colisiones entre vehículos y las salidas de vía conllevan solo el 5% y el 10% de lesiones graves respectivamente.

El informe permite conocer también el tipo de lesión dependiendo del vehículo involucrado. Así, los accidentes en los que se ven envueltas motocicletas son los que revisten mayor gravedad, frente a aquellos en los que intervienen camiones o turismos ya que, en el primer caso, el 20% sufrió lesiones que requirieron hospitalización, muy por encima de los segundos y los terceros, con un 11% y un 8%, respectivamente.

El peatón, el más vulnerable

El peatón sigue siendo el peor parado en los accidentes de tráfico. El 32% de los lesionados más graves son peatones. Junto a ellos, motoristas y ciclistas siguen siendo los actores más inseguros en la carretera.

Del total de siniestros que sufren los peatones, un 27% requiere ingreso y de los ciclistas, un 24%. Además, los conductores de moto tienen nueve veces más probabilidades de sufrir un accidente grave que los conductores del resto de vehículos (coches, camiones, furgonetas, etc.).

El informe hace referencia también a la siniestralidad en las comunidades autónomas: Murcia, Valencia, Castilla León, Castilla-La Mancha y Cantabria, superando todas el 10% de lesiones graves en accidentes. Concretamente, la Región de Murcia registra el peor dato, donde casi el 15% de las víctimas en un accidente de tráfico precisa ingreso hospitalario.

Por el contrario, aun siendo la comunidad autónoma más poblada y que registra más siniestros, es en Andalucía donde se producen menos lesiones graves, en el 4,9% de los casos.

Consejos de prevención

El Centro de Estudios Ponle Freno-AXA recuerda la importancia de la prevención, la educación y la concienciación de todos para reducir los accidentes de tráfico y por ello, aconseja:

  • Evitar las distracciones y aquellos actos que obliguen a quitar la atención de la carretera, como la manipulación de sistemas multimedia, mirar el móvil, fumar, hablar con los pasajero. Del mismo modo, los peatones también deben evitar caminar mirando el móvil o ir escuchando música muy alta.
  • Llevar la indumentaria y las protecciones adecuadas, como el casco en bicicletas y motos y el cinturón y el asiento bien ajustados en los demás vehículos.
  • Respetar las normas de circulación, tanto los límites de velocidad como el resto de señales.
  • No consumir drogas ni alcohol y leer el prospecto en caso de estar tomando algún medicamento.
  • Dar ejemplo, sobre todo a los más pequeños para que se conciencien de la importancia de la educación en la seguridad vial.
  • Revisar el vehículo antes de realizar un desplazamiento largo y parar cada dos horas para evitar la fatiga.
  • Seguir ciertas normas de prevención, como extremar la precaución en lugares críticos como pasos de peatones, salidas de garaje, paradas de autobús, o en las maniobras de marcha atrás