Mercado

El coronavirus tendrá un impacto negativo sobre la economía mundial

  Redacción / 13 de marzo de 2020

El brote de coronavirus en China tendrá un impacto de 0,25 puntos sobre el crecimiento de la economía mundial, según un la previsión de un estudio de Crédito de Caución.

En este estudio, se analiza la evolución del brote asimétrico que se ralentiza en China mientras se acelera en el resto del mundo, especialmente en Corea del Sur e Italia. Teniendo en cuenta los antecedentes del SARS, la aseguradora estima que el brote en China tenga una duración que no sobrepase el primer trimestre de 2020, alargándolo a junio de 2020 en un segundo escenario. En el resto de países de la OCDE, también prever una vida relativamente corta teniendo en cuenta la calidad de los sistemas sanitarios y el aprendizaje de sobre la gestión de las autoridades chinas.

Impacto en la economía mundial

Según estas estimaciones, si el brote en China se reduce en el primer periodo, el país asiático mantendrá un crecimiento del 5,4% en 2020. En un escenario prolongado, el crecimiento se situaría entorno al 4,5%.

Los efectos del menor crecimiento impactarán a nivel global a través del comercio y la evolución de los precios de los productos básicos, que ya han disminuido. Se prevé que esta contención repercutirá en un decrecimiento de 0,25 puntos del PIB mundial, situándolo en 2,3%. Con la producción china bajo presión, debido a los cierres de fabricas por razones de salud pública y a la escasez de trabajadores, el resto del mundo afronta una escasez de productos.

Impacto en España

Los datos que ofrece el Instituto Nacional de Estadística marcan que la producción industrial ha decrecido un 3,6% en lo que va de año y se sitúa 0,8 puntos por debajo del mismo mes del año anterior.

El comercio internacional se ha estancado. En el mes de enero, los precios de las exportaciones españolas crecieron un 0,2% y las importaciones decrecieron un -0,1%.

Por su parte, los últimos datos de los precios de la vivienda marcan que en el último trimestre de 2019 aumentó un 3,6%. La vivienda de segunda mano creció un 3,4% y la nueva un 5,3%. Esto marca una ralentización respecto al año anterior y todo apunta a que la crisis del coronavirus agravará esta ralentización.