Mercado

España, noveno país en eficacia del sistema sanitario

  Redacción / 27 de febrero de 2019

La salud es un derecho fundamental del individuo cuya protección está encomendada generalmente a los poderes públicos. Tal es así, que una de las principales preocupaciones de los gobiernos nacionales y organismos internacionales ha sido hacerla universal. Se ha avanzado pero, sin embargo, se estima que la mitad de la población mundial todavía no puede acceder a los servicios de salud que precisa. En este contexto, Mapfre ha realizado el informe ‘Sistemas de salud: un análisis global. Comparación internacional de sistemas sanitarios seleccionados’, centrado en la situación actual, los retos que se plantean y papel del seguro privado en este paradigma.

Para contar con una visión sobre el nivel de eficacia de los sistemas de salud a nivel global se ha construido un indicador ad hoc (Indicador de Eficacia de los Sistemas de Salud, IESS). En él se han empleado tres variables, disponibles para los 180 países analizados: la esperanza de vida al nacer; el porcentaje de muertes de niños entre 0 y 4 años y la mortalidad por enfermedades no transmisibles de personas entre 30 y 70 años atribuible a enfermedades cardiovasculares, cáncer, diabetes o enfermedades respiratorias crónicas (NCDs).

España y su sistema sanitario

Japón, Suiza, Corea del Sur, Singapur e Islandia encabezan el ranking global, teniendo, por tanto, los sistemas sanitarios más eficaces. En este análisis, España se sitúa novena a nivel mundial y tercero en relación a los once países comprendidos en este informe.

Sistema sanitario español, informe mapfre

En términos de gasto sanitario, el porcentaje se situó en torno al 8,8% de su PIB en 2017, y la penetración de los seguros privados de salud en ese año fue del 0,7% del PIB. Se aprecia que los crecimientos de las primas de seguros de salud en España fueron significativamente mayores a los crecimientos del PIB nominal. En este sentido, en la última década las primas de seguros de salud crecieron un 49,2% frente a un crecimiento nominal del PIB del 7,7% en ese período.

El sistema sanitario español responde al denominado modelo Beveridge de amplia cobertura. Sin embargo, a pesar de ello, los gastos de bolsillo en salud son relativamente altos respecto a otros sistemas, representando el 24,2% del gasto sanitario total en 2015, quinto lugar en la selección de países analizados.

La penetración de los seguros privados voluntarios de salud, por su parte, es menor que en otros países en los que una parte del coste es compartido pero se ha mantenido una ligera tendencia ascendente, incluso en los peores momentos de la crisis económica en 2008 y 2012.

Dentro de la cobertura de los seguros privados voluntarios de salud los seguros individuales tienen un peso mayor, en torno al 72%, siendo el resto seguros colectivos (28% de las primas).

Variables comprendidas en el análisis

A la hora de realizar el análisis de cada sistema se ha establecido una estructura de pilares: el primero relacionado con la cobertura sanitaria obligatoria, un segundo relativo a la cobertura voluntaria a través de una relación laboral, en la que las empresas deciden complementar la cobertura sanitaria de sus trabajadores y un tercer pilar relativo a la cobertura voluntaria individual, tal y como se explica en el marco conceptual del trabajo.

Asimismo, para cada sistema analizado se incluye una revisión de la evolución de la penetración de los seguros privados (primas de los seguros de salud respecto al PIB), del gasto sanitario total y, cuando se ha dispuesto de información suficiente, de las cuotas de mercado de las principales compañías o grupos aseguradores que operan en esta línea de negocio.