Mercado

España, uno de los países con menos estrés, retrocede en salud, bienestar, capacidad económica y preparación para la vejez

  Redacción / 9 de julio de 2018

El 56,7% de los españoles considera que el tiempo que destinan a sus amistades y aficiones es escaso, nueve puntos menos que en 2017, según la cuarta edición del ‘Cigna 360º Wellbeing Survey’ 2018, estudio internacional realizado por Cigna. Otros tres aspectos que también han empeorado son los relativos a la salud física, la situación familiar y la capacidad financiera. Únicamente mejora el bienestar en el entorno laboral, que aumenta 1,4 puntos, alcanzando una nota de 66 puntos, gracias, especialmente, a la satisfacción personal, mucho más valorada en nuestro país que la cuestión salarial.

En este sentido, no disponer de tiempo suficiente para hacerse cargo de la salud de los padres o la capacidad de hacer frente a las necesidades financieras de los hijos son los dos principales problemas que marcan la caída del índice de satisfacción del contexto familiar. En el caso de la salud física, la calidad de sueño es la que marca la diferencia. Respecto a la situación financiera, aunque con un leve descenso, el informe realizado por Cigna incide en que todas las dimensiones analizadas se mantienen más o menos estables, exceptuando la posibilidad de hacer frente a gastos económicos si, por algún motivo, no fuese posible continuar en activo. Finalmente, y pese a la mejora del bienestar laboral, el salario sigue siendo el hándicap principal.

El caso del estrés, España es uno de los países menos afectados, ya que sólo uno de cada diez encuestados reconoce que vive con unos niveles de estrés inmanejables. En este sentido, las mujeres son más propensas a sufrirlo, especialmente en el ámbito financiero y familiar.

En comparación con otros países, los españoles están menos preparados para la vejez: sólo la mitad de los encuestados dice estar listo para mantener una vida social activa en estos años, y sólo uno de cada tres cree que será capaz de hacerse cargo de su familia y del incremento del coste médico que supone el hacerse mayor. Por sexo, las menos optimistas son las mujeres. Además, el 25% de los encuestados creen que al llegar a la vejez estarán solos sin nadie que los cuide, un dato muy similar a la media global.

En términos generales, los españoles apuestan por la sanidad pública. Los datos reflejan que es el país con mayor dependencia en este aspecto. No obstante, uno de cada ocho españoles disfruta o tiene previsto contratar un seguro médico para cubrir un posible incremento de sus costes médicos. Asimismo, a pesar de la predilección por el sistema público, los servicios de odontología se contratan en su mayoría por la vía privada. En general, consideran una calidad del servicio muy similar, aunque destacan la rapidez del sistema público. En cuanto a la experiencia, los costes y los proveedores médicos, la balanza se inclina hacia la sanidad pública.