Negocio

Hacer frente a la crisis del coronavirus como directivo de una empresa

  Redacción / 26 de marzo de 2020

La Asociación Española de Directivos (AED) ha elaborado una guía que recoge una serie de principios para que los directivos los tengan en cuenta a la hora de hacer frente a la crisis del Covid-19. Estas recomendaciones pueden ser útiles tanto para las propias empresas de mediación como para sus clientes del ámbito empresarial.

Así, el documento contempla recomendaciones relacionadas con la garantía de la salud y la seguridad de los colaboradores, la evaluación de los riesgos, la continuidad del negocio, el liderazgo, así como la adaptabilidad y generación de confianza.

La salud y la seguridad, lo primero

La prioridad es la salud de todos tus colaboradores, empleados y clientes. En la medida de lo posible, hay que impulsar el teletrabajo y la conciliación. Cuando no se pueda trabajar en remoto, las condiciones de higiene, salud y salubridad deben ser óptimas.

Hay que evitar los desplazamientos y viajes de trabajo y limitar las reuniones presenciales al máximo. Cuando no puedas evitar reuniones, se deben aplicar los protocolos de seguridad más estrictos. Respecto a tu equipo directo, es recomendable blindar la cadena de mando de la compañía, garantizando una comunicación permanente y eficaz, pero con máxima seguridad. Utiliza videoconferencias y teleconferencias como herramientas habituales.

No está de más establecer protocolos de seguridad entre áreas y departamentos, identificando personas y áreas clave. También, la elaboración planes de contingencia, que permitan sustituirles en caso de que sea necesario.

Valorar el impacto del Coronavirus y entender los riesgos

Constituye y lidera un gabinete de crisis con tu equipo más próximo, para seguir la evolución de la pandemia y sus posibles efectos. Elabora un mapa de riesgos que contemple los diferentes escenarios, teniendo en cuenta la situación actual de la compañía, con especial atención a la tesorería. Analiza también tu cadena de valor, desde los proveedores hasta la entrega de tus productos a clientes.

La situación cambia a diario, por lo que es recomendable realizar un seguimiento constante de los organismos oficiales, tanto en materia de salud y seguridad como de modificaciones del marco normativo.

La continuidad del negocio requiere tomar decisiones

Anticíparse, asumir decisiones y actuar con rapidez es clave, siempre manteniendo la serenidad. Es aconsejable aislarse del ‘ruido’ que se genera en este tipo de situaciones de incertidumbre y centrarse en los acontecimientos que realmente afectan a tu empresa. Conviene asegurarse de que las decisiones se implementan de manera efectiva y hay que medir periódicamente su impacto a corto y medio plazo. No hay que dudar en rectificar cuando sea necesario y en compartir las informaciones relevantes de la evolución del negocio.

Mantener comunicación y transparencia con el Comité de Empresa y los representantes de los trabajadores es una buena medida. Mejor realiza contactos frecuentes con el personal clave de la empresa, para intercambiar mensajes y generar alianzas y complicidades, siguiendo siempre estrictos protocolos de seguridad.

Es el momento de liderar desde el ejemplo, con ética y valores

Es estos momentos de crisis es vital actuar de forma ética y con valores. Como líder y referente de profesionales que de tu empresa, se debe actuar como ejemplo a seguir. Si los colaboradores se sienten arropados y motivados pueden ser pieza fundamental para darle continuidad al negocio. La inteligencia emocional es ahora más importante que nunca, de modo que la gestión de uno mismo y el autocontrol son también esenciales, además de una actitud positiva y abierta al cambio.

Es fundamental crear un clima de trabajo positivo y comunicar de manera constante, efectiva y transparente.