Informe ICEA - El fraude al seguro español. Año 2018

Negocio

Una década, 2008-2018, de tendencia positiva en los intentos de fraude al sector asegurador

  Redacción / 25 de abril de 2019

En la última década, es decir, entre 2008-2018 los casos de fraudes al sector asegurado «han mantenido una tendencia positiva, sin presentar picos [de crecimiento] durante los años de la crisis». Es decir, de acuerdo con el informe ‘El fraude al seguro español. Año 2018’, realizado por la ICEA ,y tal y como explicó Ignacio Ordóñez, director de Formación y RR.HH. de ICEA, el número de intentos de fraude recogidos por las aseguradoras y analizados en este informe ha crecido desde 2008. Una tendencia al alza que comenzó con la crisis económica y que no se ha revertido en los últimos años.

Obviamente, como detalló Ordóñez, en el pasado 2018 se detectó un incremento «importante» de intentos de fraude, pasando de 165.953 en 2017 a 175.777 en el pasado año, explicó. Aunque como puntualizó Eduardo González, responsable de Comunicación de Unespa, esta subida se debe, en parte, a que el número de aseguradoras participantes en el estudio, este año, ha sido superior (38 en 2017 y 41 en 2018) y, por tanto, han sido más los casos a tener en cuenta.

Esta reflexión la realiza ICEA tras el analizar 175.777 intentos de estafa, detectados por 41 aseguradoras que aglutinan el 52 % de la cuota de mercado español; por tanto, se ha de tener presente que los datos recogidos por ICEA no suponen el total de todos los fraudes.

Pequeños fraudes

En relación con los pequeños intentos de fraudes no profesionales, que en el tramo 2011-2017 mostraban una tendencia al alza, ICEA remarcó que en el 2018 se han estabilizado. Del total de los intentos de fraude (175.777), un 36,2 % fueron reclamaciones que no superaron los 500, mientras que el restante 63,8 % demandaban importes mucho más elevados.

El fraude por ramos

Los datos de ICEA muestran cómo un 62,8% de los casos de fraude detectados se da en el seguro del automóvil. Las líneas de diversos abarcan el 30,3 %, éstas engloban las pólizas de hogar, comercio, comunidades, pymes y responsabilidad civil. Los seguros personales suponen el 5,8 %. Y el restante 1,2 % corresponde a otras líneas de negocio.

El coste y retorno medio de la investigación

La inversión media que hace una aseguradora en la investigación de un fraude es de 247,90 euros. Una inversión, que como señaló Ordóñez, se va reduciendo año a año. No obstante, la cifra varía en función del ramo: seguros personales (vida, salud, etc.), 591,10 euros; automóviles, 379,50 euros; seguros patrimoniales y de responsabilidad civil, 153,80 euros, y, por último, “Otros ramos” asciende a 475,90 euros.

El retorno medio por investigación es de 47,90 euros por cada euro invertido. Pero también aquí hay variaciones en función de qué tipo de fraude se analice. Mientras en los seguros personales se evita el pago de 181,60 euros por cada euro dedicado a investigar, en la categoría “Otros” esta cuantía es significativamente menor: 38 euros.

Tipos de fraudes por ramo

En automóviles, las reclamaciones desproporcionadas constituyen el tipo de fraude más habitual (37,4 % de fraudes analizados), seguidas por la ocultación de las lesiones o daños preexistentes (19,4% de los casos).

Al hablar de multirriesgos, lo más frecuente son los siniestros simulados (28,2%). Los seguros personales (vida, accidentes o salud) suelen conllevar la ocultación de lesiones o daños preexistentes (51,9% de los casos). Mientras que en “Otros” destacan la ocultación de daños preexistentes (26,7%) y las reclamaciones desproporcionadas (25,1%).

Fraudes por CC.AA.

Andalucía, Madrid y Cataluña, en ese orden son las tres Comunidades Autónomas que más intentos de fraude acumulan (21,94 %, 16,16% y 13,34 % respectivamente). En el lado opuesto, no superando ninguna el 1 %, destacan, positivamente, Ceuta, Melilla, La Rioja y Navarra.

Entidades galardonadas

El ‘XXV Concurso sectorial de detección de fraudes’, organizado por ICEA, reconoce las labores de investigación de alguna compañía concreta en tres categorías de seguros: automóvil, diversos y personales. En esta ocasión resultaron premiadas AXA, Pelayo, Reale y Fiatc.

A estas tres categorías individuales se sumó, por primera vez, un galardón sectorial para aquellos casos en los que han intervenido varias aseguradoras. En esta edición, este reconocimiento ha sido otorgado ex aequo a dos expedientes: uno de ellos un fraude en el que, a raíz de un accidente de tráfico, simulado, un hombre aseguraba haber perdido un brazo, cuando él mismo se lo amputó para cobrar la incapacidad absoluta y permanente. El segundo consistía en la organización de falsos envíos de mercancías, que acaban perdiéndose, y cuyo valor era reclamado a la aseguradora y la empresa de transportes.