Consejo General

La economía circular en peligro por la falta de soluciones aseguradoras advierte Àlex Mestre, tesorero del Consejo General, en una información de La Vanguardia 12/12/19

  Redacción / 12 de diciembre de 2019

La elevada siniestralidad que registran en los últimos años las empresas de recuperación y reciclaje en España, especialmente incendios declarados en muchos casos fortuitos, ha conducido a las aseguradoras a retirar o cancelar contratos y coberturas y a proponer aumentos que quintuplican los costes actuales de las primas.

El mercado asegurador español, incluso el europeo, que se considera gravemente afectado en sus cuentas de resultados por las enormes indemnizaciones que ha tenido que pagar por este tipo de siniestros, ha aumentado incluso las franquicias a las empresas de reciclaje hasta situarlas entre los 150.000 y los 300.000 euros.

El último siniestro importante que ha destruido la empresa de reciclaje de disolventes y residuos industriales Ditecsa Centre Derpin del polígono industrial Can Bosquerons en Montornès del Vallès (Barcelona) pone de nuevo la gravedad de la situación sobre la mesa.

El presidente del Consell Català de Col.legis de Mediadors y tesorero del Consejo General, Àlex Mestre, advierte de la diabólica situación que “compromete incluso el éxito de la economía circular que instituciones públicas y privadas tanto reclaman”.

Dificultad de sus empresas para conseguir seguros para su actividad

La Federación Española de la Recuperación y el Reciclaje (FER) ha denunciado la dificultad de sus empresas para conseguir seguros para su actividad al tiempo que ha contabilizado un aumento significativo de siniestros por fuego entre 2014 (12 percances) y 2017 (56 incendios).

Los datos de la FER recogen siniestros de todo tipo de empresas de reciclaje: plásticos, papel y cartón; vertederos de residuos domésticos; construcción y demolición, neumáticos fuera de uso, residuos peligrosos; maderas, muebles y voluminosos o chatarra.

Según Àlex Mestre, las empresas de reciclaje trabajan bajo la espada de Damocles que supone que las compañías se nieguen a asegurarlas o que propongan incrementos de “hasta cuatro o cinco veces lo que están pagando actualmente” con lo que pueden verse abocadas a cerrar su actividad.

A esto añaden los mediadores colegiados de Catalunya la dificultad de los empresarios del reciclaje de dar salida a sus elevados stocks por el descenso de compra de pasta de papel, por ejemplo, de las papeleras en España para fabricar papel reciclado o la caída de admisiones de chatarra de desguace en los mercados de China e India.

La mala gestión de los stocks, la acumulación inadecuada de materiales peligrosos y altamente inflamables, así como algunos métodos deficientes de gestión y almacenaje de los residuos compromete a menudo la seguridad de estas instalaciones y alimenta todo tipo de sospechas.

La suspicacia es tal que diversos medios y organizaciones ecologistas, como la web especializada BlogSOStenible o Greenpeace, han alzado la voz de manera contundente y han denunciado la situación. Tal y como ha escrito Pepe Galindo en el medio digital -que apunta más de 560.000 visitas anuales-: “La intuición dice que neumáticos, plásticos, colchones, maderas, papel… tienen un reciclaje tan caro que sale más barato quemarlos. Así, liberan espacio para los nuevos residuos que nuestra sociedad genera masivamente. Las empresas cobran para reciclarlos, pero nadie supervisa si se reciclan”.

Noticia en La Vanguardia