Mercado

Las finanzas personales son la segunda causa de estrés entre los españoles

  Redacción / 3 de diciembre de 2019

Según un informe publicado por el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, la salud mental es una de las grandes afectadas cuando se experimenta una situación financiera poco favorable. Un dato que también corrobora el estudio de Cigna, ‘360 Wellbeing Survey 2019: Well and Beyond’, la economía personal es, ahora mismo, la segunda fuente de estrés de los españoles. Esta sensación se conoce como ‘estrés financiero’ y, si no se controla, puede contribuir a la aparición de problemáticas tales como aumento de presión arterial, problemas de sueño, depresión u obesidad.

Sólo el 18% de los encuestados reconoce tener una “muy buena” o “excelente” situación financiera

Según los datos obtenidos en este estudio, la calificación que otorgan los españoles a sus finanzas personales es de 55,2 sobre 100. De hecho, sólo el 18% de los encuestados reconoce tener una “muy buena” o “excelente” situación financiera, porcentaje que baja 5 puntos frente a los datos obtenidos en 2018.

Así, los hombres valoran su situación financiera ligeramente mejor que las mujeres, con una puntuación de 55,9 sobre 100, frente al 54,5 de ellas. Por edad, son los jóvenes de entre 25 y 34 años los que mejor valoran su economía personal (57,2), seguido del grupo de edad entre 35-49 años (55,9) y de más de 50 años (52,9). La vivienda, la jubilación, la educación familiar o un posible despido son algunas de las preocupaciones económicas más habituales.

Estrés financiero

Estas inquietudes monetarias pueden llegar a desembocar en lo que se conoce como estrés financiero. Los efectos del estrés en la salud física y mental son diversos, contribuyendo a la aparición de problemáticas tales como ansiedad, depresión o problemas cardiacos. Además, estar sometido a niveles altos de estrés durante un largo periodo de tiempo puede impactar en la respuesta inmunitaria, lo que aumenta la predisposición a padecer infecciones.

Pese a los graves efectos sobre la salud que el estrés puede llegar a causar, la buena noticia es que, siguiendo ciertas pautas, es posible limitar su impacto negativo en nuestro bienestar, e incluso prevenir su aparición.