Mercado

El seguro Agrario superó en 2019 los 640 millones de euros de siniestralidad

  Redacción / 28 de enero de 2020

Desde el punto de vista del seguro agrario, el ejercicio 2019 ha resultado «meteorológicamente muy inestable, aunque algo más benévolo, en términos de indemnizaciones, que los anteriores, alcanzándose los 640,74 millones de euros«, segun ha informado Agroseguro. Desde este punto de vista, indica el organismo, «los tres últimos ejercicios se encuentran entre los cuatro más severos de la historia del seguro agrario, solo por detrás de 2012, que fue el que registró el mayor volumen de siniestralidad».

Durante el año pasado, la superficie total siniestrada se acercó a los 1,9 millones de hectáreas. De ellas, casi la mitad (cerca de un millón) sufieron daños por sequía en cultivos herbáceos.

Por tipos, los frutales (con 115,17 millones de euros) y los cultivos herbáceos (115,10 millones) acumularon juntos cerca del 50% del total de indemnizaciones agrícolas. Si tenemos en cuenta la zonas, las comunidades autónomas más afectadas fueron Murcia y Castilla y León, con más de 112 y 104 millones de euros, respectivamente. A continuación encontramos a Castilla-La Mancha, la Comunidad Valenciana y Extremadura.

En un ámbito más general, Agroseguro recuerda que, a lo largo de 2019, se fueron encadenando todo tipo de fenómenos climáticos extremos. Heladas en invierno, pero también al inicio de la primavera y en el mes de mayo. Se produjeron asimismo tormentas de pedrisco –en ocasiones, de gran intensidad– desde mediados del mes de marzo y a lo largo de la primavera y el verano, llamando la atención que estos episodios tormentosos cada vez comienzan en fechas más tempranas. También se registraron varias depresiones aisladas en niveles altos de la atmósfera (DANA), más conocidas como “gota fría”, con intensas precipitaciones, a veces acompañadas de pedrisco. La gota fría más dañina fue la ocurrida entre los días 11 y 14 septiembre, convirtiéndose en el peor evento de este tipo de la historia del seguro.

A todo lo anterior ha añadido Agroseguro que, a pesar de la inestabilidad climática, las precipitaciones resultaron escasas y que, por tanto, se produjeron esencialmente daños por sequía, sobre todo en los cultivos herbáceos extensivos, aunque también en uva de vino y olivar.