Mercado

Los sistemas de pensiones de prestación definida se adaptan al cambio en materia de jubilación  

  Redacción / 17 de julio de 2018

BlackRock ha analizado el progreso de los fondos de pensiones de prestación definida a escala mundial en un estudio que compara los cambios que están experimentando los planes de empleo de prestación definida, cuyo uso está disminuyendo, con la evolución de los sistemas públicos de pensiones y de otros planes individuales, que buscan fortalecerse a largo plazo.

El estudio, titulado “Retos comunes, caminos diversos”, revela que los encuestados hicieron hincapié en la importancia de que las prácticas de gestión y las políticas de inversión evolucionen para dar respuesta a los retos económicos, financieros y demográficos que ambos tipos de planes de pensiones deben hacer frente. Al mismo tiempo, este análisis pone de manifiesto una divergencia en las áreas de interés. En lo que respecta a los planes de empleo, la reducción del riesgo, sus posibles desenlaces y la coordinación transfronteriza de los mismos por parte de las multinacionales constituyen las principales prioridades. En cuanto a los planes individuales, el aumento de la capacidad para invertir en activos privados es una de las cuestiones clave.

Para Edwin Conway, responsable global del negocio de clientes institucionales de BlackRock, “los principales participantes en el ámbito de las pensiones son los protagonistas de una transición histórica y urgente en el modo en que las sociedades planifican sus sistemas de pensiones. La gestión de este entorno cambiante, la búsqueda de estilos de inversión eficientes que arrojen mayores rentabilidades, y la manera de abordar los retos surgidos de los nuevos regímenes regulatorios y de gestión serán aspectos esenciales para los planes de pensiones en general. Si bien sus caminos difieren en numerosos ámbitos, ambos desempeñan un papel fundamental a la hora de reconfigurar el panorama de la jubilación a escala mundial”.

Los planes de pensiones suelen mostrar predilección por las estrategias indexadas. La mayoría de los encuestados afirma que el 40% o más de su exposición a renta variable se gestiona a través de estrategias indexadas. Asimismo, más de un cuarto gestiona el 40% o más de su asignación a renta fija mediante mandatos indexados, y cerca de tres quintos de los participantes esperan aumentar su asignación a renta variable o renta fija de gestión indexada.