Colegios

Más de un centenar de participantes en la Fiesta de Navidad llenan de risas y alegría la sede del Col·legi de Barcelona

  Redacción / 10 de enero de 2020

El emisario de los Reyes Magos y sus ayudantes no faltaron, un año más, a la Fiesta de Navidad que cada año convoca el Col·legi de Barcelona. Más de un centenar de participantes, alrededor de una cuarentena de ellos niños, participaron en todas las divertidas iniciativas que les planteó el representante de sus mágicas majestades.

Niños y niñas, acompañados por padres, tíos y abuelos, se ‘apropiaron’ de las instalaciones

La fiesta, que un año más contó con el apoyo de Clínicum, consiguió transformar la sede colegial la tarde del pasado 2 de enero. De nuevo, niños y niñas, acompañados por padres, tíos y abuelos, se ‘apropiaron’ de las instalaciones y disfrutaron con las divertidas propuestas del emisario de los Reyes Magos. En honor a la verdad, hemos de dejar constancia que los mayores se divirtieron tanto como los pequeños, a juzgar por el entusiasmo en el que participaron en los juegos. Entre todos, lograron que la tarde fuera verdaderamente mágica.

Concurso de habilidades

El paje real propuso un concurso de habilidades compuesto por tres divertidos juegos. Los asistentes se dividieron en tres grupos a los se les asignó un color. Para identificar a los miembros de cada equipo, los niños iban ataviados con un gorro de Papa Noel rojo o verde o azul. Una prueba más de las buenas relaciones que existen entre el habitante más ilustre del Polo Norte y los tres magos procedentes de Oriente.

  1. El primero de los juegos llevó a los niños de los tres grupos a buscar golosinas que los ayudantes el emisario Real habían perdido en la biblioteca del Col·legi. Los tres equipos se emplearon a fondo y lograron recuperar hasta la última golosina extraviada.
  2. El segundo de los juegos consistió en disfrazar a un adulto. Los tres grupos se esmeraron y consiguieron tres creaciones dignas de un creador de alta costura muy, muy imaginativo.
  3. El canto y el baile fueron los protagonistas del tercer juego, en el que pequeños y grandes se emplearon con entusiasmo y mucho ritmo. Cada equipo ofreció una actuación impacto y que hizo mover los pies a todos los espectadores.

Solo hubo ganadores. El emisario real reconoció por igual el talento y el esfuerzo de los tres equipos y todos los niños recibieron un regalo.

Oportunidad incomparable para estar cerca de los mediadores

Francisco Salvador, responsable del Canal Mediación de Clínicum, estuvo presente en la fiesta y aseguró que “es un auténtico privilegio poder aportar nuestro apoyo a una tarde tan divertida como la que acabamos de vivir. Como compañía familiar y de proximidad, esta fiesta es una oportunidad incomparable para estar cerca de los mediadores y sus seres más queridos y compartir con ellos la ilusión de estas fechas”. Salvador explicó que “aquí se puede ver el verdadero espíritu navideño y es una inyección de energía para el nuevo año”.

Francesc Santasusana, presidente del Col·legi de Barcelona, aseguró que “esta es una de las tardes más especiales de todo el año”. El presidente destacó que “agradecemos a las familias de colegiados participantes el regalo que nos hacen compartiendo una tarde tan especial”. Santasusana concluyó dando las gracias a Clínicum “por su compromiso con la Fiesta de Navidad del Col·legi”.