Consejo General

Muere a los 93 años José Luis Mosquera, el que fuera el primer presidente del Consejo General

  Redacción / 16 de mayo de 2018

José Luis Mosquera Pérez, primer presidente del organismo representante de los mediadores de seguros de nuestro país, falleció ayer, martes día 15 de mayo, en Madrid a la edad de 93 años.

La misa de funeral está prevista mañana, jueves 17 de mayo, a las 11:30 horas en la Iglesia Parroquial de San Lorenzo de Valladolid. A continuación, se procederá a la inhumación de las cenizas en el Cementerio de El Carmen de la misma localidad.

Desde el Consejo General su actual presidenta, Elena Jiménez de Andrade, ha querido insistir en la gran importancia de la labor de José Luis Mosquera, tanto en la profesionalización de la labor de mediador de seguros tal como la conocemos ahora, como en el ámbito asociativo y de representación, a través de su presidencia del máximo órgano de los colegios de mediadores de seguros españoles. ‘No hay duda’, señalaba Jiménez de Andrade, lamentando el fallecimiento, ‘que ha sido gracias al trabajo y la perseverancia de personas como José Luis Mosquera que los mediadores de seguros y el Consejo General que los representa hemos llegado a ser lo que somos y estar donde estamos’.

Mosquera, primer presidente del Consejo General

José Luis Mosquera Pérez nació en Madrid el 2 de enero de 1925 y se trasladó con su familia a Valladolid ocho años más tarde. Licenciado en Derecho y profesor Mercantil, ejerció como abogado y como mediador de seguros. Mosquera contrajo matrimonio en 1952 con María José Llamas, con quien tuvo cinco hijos.

Persona activa y muy implicada en el movimiento asociativo de los mediadores de nuestro país, Mosquera impulsó y fue el primer presidente del Colegio Sindical Nacional de Agentes de Seguros, fundado en 1965 y germen del actual Consejo General de Colegios de Mediadores de Seguros. Aquella fue la primera vez que los profesionales de la mediación de seguros contaban con un órgano de representación diferenciado. Ostentó la presidencia del mismo durante más de 20 años, desde su fundación hasta su renuncia en 1987, cuando fue sucedido por Esteban Camarasa. Actualmente, era el Presidente de honor de la institución.

El entonces presidente de los mediadores de seguros españoles fue especialmente conocido por su aportación a la Ley de Ordenación de la Producción de Seguros Privados, de 1969, la única norma sobre distribución de productos aseguradores promulgada durante el franquismo y que, entre otros cambios de calado, otorgó personalidad jurídica a los agentes de seguros. Tan relevante fue su papel en el proceso de elaboración del texto que dentro del sector se la conocería como ‘Ley Mosquera’, en reconocimiento al impulso que dio a su redacción y por su defensa de la misma en las Cortes durante la tramitación.

También fue el primer español en presidir la Confederación Panamericana de Productores de Seguros, COPAPROSE. José Luis Mosquera fue nombrado para este cargo en 1974, coincidiendo con la celebración, por primera vez en Madrid, del quinto congreso de la Confederación (en la imagen).

Mosquera fue una persona muy apreciada, tanto en lo personal como en lo profesional y en el ámbito de la representación institucional de la profesión de mediador de seguros, en la que jugó un papel fundamental.

Un profesional valorado y reconocido

Pero la huella de José Luis Mosquera no se limitó al ámbito asegurador. Mosquera también desempeñó la presidencia de la Diputación de Valladolid (desde 1968 a 1976), la de la Cámara de Comercio e Industria de Valladolid (1967), de la Caja Provincial de Ahorros de Valladolid y de la Feria de Muestras. Asimismo, representó a Valladolid en las Cortes Generales como Procurador y fue miembro fundador del Rotary Club de Valladolid.

Desde sus diferentes cargos, José Luis Mosquera propició diversos proyectos de calado para la provincia de Valladolid, como fueron el plan de carreteras asfaltadas, la extensión del servicio de telefonía o el impulso del turismo como recurso económico para la zona. Todo ello le hizo acreedor de numerosos reconocimientos, entre ellos, la Gran Cruz al Mérito Civil, otorgada por el Rey en 1977.