Negocio

La economía española, se prevé, crecerá un 2 % en 2018 y un 1,8 % en 2020

  Redacción / 16 de abril de 2019

La economía española continúa experimentando un aterrizaje suave, con unas previsiones de crecimiento del 2% para este año y del 1,8% para 2020. La tasa de desempleo española regresó a cifras similares a las de finales de 2008, situándose en el 14,5% en el último trimestre de 2018, y el consumo y el comercio dentro de la zona euro, ayudaron a mantener esta tendencia. La contribución de las exportaciones netas al crecimiento del PIB aumentará en 2020. Estas son algunas de las principales conclusiones que se extraen del informe de perspectivas macroeconómicas de Euler Hermes, uno de sus accionistas junto con MAPFRE.

Por otra parte, España ha normalizado su competitividad. Así, el coste laboral unitario (CLU) se está acelerando al mayor ritmo de los últimos cuatro años, alcanzando niveles de 2012, lo que permitirá aumentar los márgenes de beneficios y un IPC más elevado.

El PIB de la zona euro

La desaceleración de la economía española coincide con el frenazo del crecimiento de la zona euro, registrado en el último trimestre de 2018. La desconfianza de los consumidores franceses y la leve recesión italiana, a la que se suma la elevada incertidumbre en la política fiscal, han supuesto un ligero bache en el crecimiento de los países de la zona euro, que ha restado 0,2pp al crecimiento acumulado de la región.

Sin embargo, el pronóstico para Europa es positivo, con un gran cambio debido principalmente a cinco factores:

  1. La resistencia del crecimiento del salario real, dadas las tasas de inflación relativamente moderadas.
  2. Un impulso fiscal positivo (+0,2pp al crecimiento del PIB real), por primera vez desde 2009.
  3. Una política monetaria todavía acomodaticia, que permitirá que las tasas de refinanciación se mantengan muy bajas hasta finales de 2020.
  4. La mayor demanda de China en el segundo semestre.
  5. El aumento de la confianza económica, debido a que los riesgos clave no se materializan. Entre ellos, se incluyen una posible escalada de la disputa comercial entre Estados Unidos y China, aranceles a la importación de coches en Estados Unidos y un Brexit sin acuerdo.

Se espera que la guerra comercial entre Estados Unidos y China, que ya ha reducido cerca de 0,2pp el crecimiento de la eurozona en 2018, dé un respiro a la economía de la región para este año, con una recuperación de la economía europea durante el segundo semestre del 2019. El PIB de la región crecerá a un ritmo cercano al 0,3% intertrimestral, una cifra, sin embargo, inferior a su potencial.

A pesar de estos datos, la economía de la zona euro volverá a perder fuerza en el primer semestre de 2020, como resultado de una posible desaceleración en Estados Unidos y del consumo interno en Europa.

El Brexit y la zona euro

Las exportaciones dentro de los países miembros crecieron un 2,4% en 2018. Aunque las de Reino Unido descendieron considerablemente entre 2017 y 2018, cuando cayeron un -0,5%, no se espera ningún impacto en las exportaciones de la zona euro, en 2019.