Consejo General

El Colegio de Navarra presenta un protocolo actualizado contra los abusos de la banca en la contratación de pólizas

  Redacción / 8 de junio de 2020

Javier Goldaracena, abogado del Colegio de Mediadores de Seguros de Navarra, animó a los corredores y agentes colegiados a “continuar siendo proactivos” y “ayudar a los clientes” cuando estos se enfrentan a supuestas malas prácticas bancarias en la contratación de una póliza.

Estos fueron dos de los mensajes que el letrado transmitió a los colegiados durante la presentación online del renovado protocolo del Colegio de Navarra contra los abusos de la banca en los seguros, aprovechando que la crisis sanitaria del Covid-19 ha destapado nuevas malas praxis en la concesión de préstamos avalados por el Instituto de Crédito Oficial (ICO) y levantado las dudas de parte de la ciudadanía sobre las coberturas de sus pólizas de vida y salud frente al virus.

Goldaracena partió de la premisa en su disertación de que “los bancos no son intocables” y que los trece supuestos más frecuentes de malas praxis bancarias que se redactan en el protocolo “son ganables en el juzgado”. En este sentido, Alberto Moreno, presidente del organismo, corroboró las palabras del abogado “judicialmente en los últimos años se están consiguiendo sentencias avorables”—y reiteró el compromiso de su Junta Directiva de “pelear” para que los mediadores y la banca “compitamos en condiciones de igualdad”.

Este fue el espíritu con el que nació, en 2016, el primero de los protocolos. Hoy, cuatro años más tarde, el informe ha incorporado la nueva normativa sobre el tratamiento de datos de carácter personal y sobre los contratos de crédito inmobiliario. A lo largo de más de 50 hojas, “esta herramienta de consulta para los mediadores colegiados” desglosa los supuestos más frecuentes en las malas praxis bancarias para, posteriormente, ofrecer pautas y recomendaciones a los
consumidores y a los mediadores de seguros.

Entre las más “recurrentes”, según Goldaracena, la de obligar a un cliente a contratar uno o más seguros vinculados a la concesión de un préstamo hipotecario: “La nueva ley de crédito inmobiliario, de marzo de 2019, prohíbe la vinculación de productos vinculados a las hipotecas. El único que puede exigir el banco al cliente es el seguro de daños, pero no tiene por qué ser contratado con la entidad bancaria”.

De hecho, el abogado obtuvo sentencias favorables el año pasado ante dos entidades que obligaron a contratar a sus clientes un seguro de vida a prima única a la hora de formalizar un préstamo hipotecario.

Además, el abogado denunció que suele ser una práctica abusiva habitual “disfrazar” una venta vinculada haciéndola pasar por combinada: “No se explica ni el beneficio del producto, cuánto cuesta comprarlo en conjunto o por separado (de la hipoteca), ni se detallan las condiciones”. Ante esta falta de transparencia, Goldaracena aconsejó a los mediadores que participaron en la sesión a “brindar el apoyo a sus clientes en las reclamaciones ante su banco, la DGS o el Banco de España”.

Pero no son las únicas. Un día antes de la presentación del protocolo, la prensa recogía que había sido admitida la primera demanda colectiva por opacidad en las tarjetas revolving, un supuesto que también incorpora el documento del Colegio de Navarra, porque “en muchas ocasiones, uno de los gastos añadidos de la tarjeta viene a ser un seguro del cual no se han facilitado las condiciones de la póliza”.

Control de las Administraciones

La figura del corredor y el agente de seguros colegiado ha sido fundamental en este campo durante los últimos años, asesorando y velando por los derechos de los consumidores. La entidad colegial lleva tiempo exigiendo a la Administración un control más estricto a la banca en la venta de seguros, que abusa de su posición dominante para colocar sus productos al consumidor. La última vez que lo hizo fue a comienzos del mes de marzo, cuando Rafa Martinicorena y Miriam Arnedo, representantes de la Junta Directiva del Colegio de Navarra, se reunieron con el Gobierno foral.

A nivel nacional, el Consejo General denunció públicamente en abril que algunos bancos estaban vinculando la concesión de los créditos por parte del ICO a la contratación de seguros. Hubo cartas desde la presidencia que ostenta Elena Jiménez de Andrade al Banco de España y a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

Estas protestas han dado sus frutos y, sin duda, tal y como reconoce Goldaracena, esas denuncias públicas les han hecho a las entidades bancarias “bastante daño” y “ponen en valor la profesionalidad con la que trabajáis los corredores y agentes de seguros colegiados”. “Se les puede poner coto a los bancos”, concluyó el abogado.