Mercado

El 47% de las aseguradoras prevén aumentar su exposición al riesgo

  Redacción / 16 de octubre de 2018

A pesar de las complejas condiciones del mercado y las presiones continuas sobre sus beneficios, el sector muestra cierto optimismo y está dispuesto a incrementar su exposición al riesgo, según un estudio de BlackRock. El estudio revela que el 47% de las aseguradoras encuestadas, con activos gestionados de 7,8 billones de dólares, tienen intención de aumentar el riesgo en sus carteras durante los próximos 12 o 24 meses, frente al 9% que pretendía hacerlo en 2017. Así, el documento manifiesta que las aseguradoras muestran amplitud de miras y que sus intenciones en términos de asignación de activos abarcan todas las clases de activos. Las inversiones alternativas siguen siendo atractivas: se mantiene un elevado interés en los mercados no cotizados, junto con el deseo de aprovechar selectivamente las oportunidades que ofrecen los mercados emergentes, como el mercado de acciones “A” de China.

Del mismo modo, se aprecia una creciente importancia de la inversión basada en criterios medioambientales, sociales y de gobierno corporativo (ESG, por sus iniciales en inglés) en todo el sector; así, el 83% de las aseguradoras, con las europeas a la cabeza, confirma la importancia de las políticas de inversión con criterios ESG para sus empresas. Sin embargo, a pesar de esta mayor relevancia, el 70% de las aseguradoras afirmó carecer de conocimientos especializados internos para modelar variables ESG. Además, el estudio reveló que incluso los inversores experimentados en el ámbito de los criterios ESG tenían dificultades en estos momentos para integrarlos en el conjunto de la cartera.

Por otro lado, los datos recogidos determinan que la inquietud en torno a los riesgos geopolíticos y oros riesgos macroeconómicos han remitido en todos los casos. Este cambio sugiere que las aseguradoras son más optimistas sobre el entorno macroeconómico.

A pesar de problemas como las tensiones en las relaciones comerciales internacionales, el auge del populismo y las tensiones geopolíticas, la preocupación por el riesgo geopolítico (30%) ha descendido al 30%, mientras que en 2017 alcanzaba el 71%, situándolo como un motivo de inquietud de primer orden.

Entretanto, la preocupación por la mayoría del resto de riesgos de mercado (liquidez, corrección de los precios de los activos y riesgo de tipos de interés) también ha descendido. Sin embargo, la excepción en esta tendencia es el riesgo crediticio, que pasó del 31% en 2017 al 45%, poniendo de relieve la inquietud relacionada con la excesiva duración del ciclo crediticio.

En cuanto a los criterios ESG, la preocupación de las aseguradoras en relación con el marco normativo ha descendido considerablemente durante el pasado año, lo que, en parte, podría deberse a la implantación del régimen Solvencia II en Europa. No obstante, los riesgos medioambientales han cobrado protagonismo rápidamente para las aseguradoras de todo el mundo; así, el 21% los menciona como un importante catalizador de cambios, frente a tan solo el 6% en 2017.

En un entorno marcado por las crecientes presiones de los organismos reguladores, junto con el impulso político tras la Cumbre del Clima de París en 2015, el 23% citó el riesgo medioambiental (cambio climático) como un riesgo macroeconómico clave para su cartera, frente al 6% en 2017. Aunque se reconoce ampliamente la importancia de las consideraciones ESG, persiste la diversidad de opiniones sobre cuál es la mejor forma de integrarlas en los procesos de inversión. De hecho, existe un consenso general (90%) en torno a la idea de que los organismos reguladores deberían aportar claridad definiendo las inversiones ESG de forma coherente en todo el mundo.

La tolerancia al riesgo de inversión aumenta con fuerza. De cara al futuro, la percepción más positiva hace que casi la mitad de las aseguradoras prevea incrementar su exposición al riesgo y que un porcentaje elevado quiera hacerlo para aumentar las rentabilidades sobre el capital. El 40% de los encuestados prevé elevar el peso de los activos líquidos, mientras que el 34% tiene intención de aumentar la ponderación de la renta fija con grado de inversión (Investment Grade).

Dentro de la renta fija, las expectativas sobre la mayoría de subsectores son mucho mejores que el año pasado. Este hecho se observa especialmente en la deuda pública, donde el 37% prevé un aumento de la ponderación en los próximos 12 a 24 meses, frente al 9% en 2017. Las aseguradoras también planean incrementar considerablemente sus exposiciones a otros sectores, por ejemplo, los bonos high yield (33%), los bonos municipales (35%), los préstamos bancarios y los bonos de titulización de préstamos (33%).

Las aseguradoras diversifican en nuevos mercados de crecimiento. A tenor del potencial de crecimiento de los mercados asiáticos, sobre todo China, muchas de las grandes aseguradoras que participaron en la encuesta afirmaron que habían dado pasos estratégicos para garantizarse un posicionamiento adecuado para aprovecharlo.

Después de la inclusión de las acciones “A” chinas en el MSCI Emerging Markets este año, y usando este índice como referencia en materia de asignación de activos, el informe reveló que dos tercios de las aseguradoras o bien ya estaban sobreponderadas en acciones “A” (13%) o bien lo estaban considerando (53%). Así pues, la predisposición a aumentar la exposición a renta variable de China continental es sólida entre las aseguradoras de todo el mundo.

Por último, la eficiencia de la inversión sigue siendo un aspecto prioritario. Las especializaciones internas, los marcos de gestión y el riesgo de pagar en exceso debido a una oferta limitada, las aseguradoras están optando por una externalización parcial o completa de su gestión de activos como forma eficaz de equilibrar la exposición y la necesidad de controlar los costes y mejorar la eficiencia operativa.

En total, alrededor del 35% de los encuestados externaliza completamente la gestión de sus inversiones en mercados no cotizados y otro 52% lo hace parcialmente. Aunque las razones para ello varían, el 67% apuntó que las aseguradoras son reacias a incrementar sus costes y erosionar los beneficios creando recursos internos en estas áreas, sobre todo en Europa y Asia. Por el contrario, las aseguradoras norteamericanas tienen muchas más probabilidades de externalizar en busca de ahorros de costes y, en menor medida, por su falta de escala.