Negocio

El 77,63% de las reclamaciones, resueltas con informe favorable al corredor

  Redacción / 15 de abril de 2020

En 2019 se ha producido un incremento del 124% en el número de reclamaciones presentadas a los corredores por sus clientes, según INADE. La consultora ha divulgado un Informe SAC correspondiente a los años 2015-2019, que recoge la evolución de funcionamiento del servicio en los últimos cinco años. La finalidad del informe es reforzar la transparencia y las buenas prácticas que han de regir la actuación de los corredores de seguros.

Desde 2016 se viene observando una tendencia incremental en el número de reclamaciones presentadas a los corredores de seguros por sus clientes. Esta tendencia demuestra que los clientes quieren ser indemnizados por un siniestro, esté o no cubierto, o incluso estando bien gestionado por la correduría de seguros, apunta el informe.

Ramos y gestión

Analizando los datos por ramos, el que presenta mayor número de reclamaciones es -una vez más- el de asistencia en viajes, con el 56,62% de los expedientes tramitados. Le sigue el ramo del automóvil, que representó el 22,83%; y el siguiente ramo en importancia fue el de otros daños a los bienes, que representó el 5,02%.

En cuanto a la fase de intervención del mediador que origina más reclamaciones es la gestión de siniestros (75,8%), seguida de la gestión de cobro (12,79%) y la gestión de la póliza (8,68%).

Es de resaltar que pese a que los corredores de seguros -a diferencia de las entidades aseguradoras- no disponen de una ‘Guía de Buenas Prácticas en la Resolución Interna de Reclamaciones’, el promedio en los que el Servicio de Atención al Cliente que presta INADE ha resuelto los expedientes se situó en 41 días, plazo inferior al que establece la normativa en esta materia (dos meses).

Siguiendo la tendencia de los últimos años, la mayoría de las reclamaciones (77,63%) ha sido resuelta con informe favorable al corredor, es decir, desestimando las pretensiones del reclamante. El estudio matiza que estos datos quizás vengan motivados porque, al sufrir un siniestro, el cliente reclama indistintamente tanto al corredor como a la entidad aseguradora, ya que su pretensión es percibir en todo caso la indemnización, a veces incluso sobre riesgos no transferidos.