Unión Europea

Covid-19: Cobertura de riesgos no asegurados y de forma retroactiva

  Redacción / 19 de mayo de 2020

La Asociación Internacional de Supervisores de Seguros (IAIS, por sus siglas en inglés) ha remarcado la importancia de que “las aseguradoras paguen las indemnizaciones a sus clientes de manera rápida y eficiente”, sobre todo cuando los riesgos de pandemia están cubiertos por la póliza. En opinión de la IAIS, en función de cómo se gestione esas reclamaciones e indemnizaciones y de cómo se informe al cliente, con respecto a la cobertura de pérdidas derivadas de Covid-19, “debería ayudar a profundizar la confianza en el sector de seguros y contribuir a los esfuerzos de recuperación económica a más largo plazo”.

No obstante, en relación a la cobertura retroactiva de las pérdidas de Covid-19, ha recordado que “la interrupción del negocio está específicamente excluida en los contratos de seguro existentes”. Es más, “si los costos de las indemnizaciones contra pérdidas no se han incorporado a las primas, exigir que las aseguradoras los cubran podría crear riesgos de solvencia material y socavar significativamente la capacidad de los aseguradores para pagar otras indemnizaciones. Dichas iniciativas podrían en última instancia amenazar la protección de los asegurados y la estabilidad financiera, agravando aún más el impacto financiero y económico de Covid-19 «, ha explicado.

Por último, ha puntualizado que “esta pandemia ha puesto de manifiesto los límites de los tipos de cobertura que el sector de seguros puede ofrecer. [Ya que], la agrupación y la diversificación de los riesgos necesarios para respaldar una cobertura de seguro viable son difíciles de lograr”.

En relación a este tema, también se ha pronunciado la EIOPA: “Es importante reconocer que, en el caso de una pandemia generalizada, la combinación de riesgos necesarios para el seguro puede ser difícil de lograr”. Y, coincidiendo con IAIS, “la imposición de una cobertura retroactiva de reclamos no previstos en los contratos podría crear riesgos de solvencia material y, en última instancia, amenazar la protección de los asegurados y la estabilidad del mercado, agravando los impactos financieros y económicos de la actual crisis de salud”.

Por último, la IAIS, ha animado a la búsqueda de “soluciones potenciales para proteger a empresas e individuos contra este tipo de riesgos”, a la vez que se ofrece a facilitar estas discusiones a nivel internacional.

Cómo han actuado los países de la UE

Alemania y la falta de pago de la prima del seguro

El 27 de marzo de 2020 el Parlamento aprobó una ley por la cual las aseguradoras, bajo ciertas circunstancias, a pesar del impago de una prima de seguro, tienen prohibido temporalmente rescindir el contrato de seguro o rechazar la cobertura, explica el bufete de abogados alemán Arnecke Sibeth Dabelstein, según recoge la BIPAR en su comunicado del 15 de mayo.

El 1 de abril de 2020, la Ley de Mitigación Covid-19 introdujo un nuevo artículo, según el cual los consumidores y las microempresas tienen el derecho temporal de rechazar la ejecución de los contratos de seguros esenciales celebrados antes del 8 de marzo de 2020 (inicialmente limitado al 30 de junio de 2020). En otras palabras, los asegurados pueden obtener de facto el aplazamiento del pago. El gobierno puede extender este derecho a rechazar el desempeño hasta el 30 de septiembre de 2020 a más tardar.

Para las aseguradoras, esto significa que no pueden poner a un asegurado en incumplimiento como lo harían normalmente, incluso si una prima está vencida. Por lo tanto, a las aseguradoras también se les prohíbe temporalmente rescindir un contrato de seguro (en casos de pagos únicos o de primera prima) o rescindirlo (en casos de primas posteriores). Sin incumplimiento, no se generan intereses por defecto ni costos legales (por ejemplo, para abogados o agencias de cobro de deudas) durante este período. Además, las aseguradoras siguen obligadas a actuar.

Los requisitos previos para el derecho de los asegurados a rechazar el desempeño son los siguientes:

  • Para consumidores:
    • el contrato de seguro debe haberse celebrado antes del 8 de marzo de 2020;
    • el contrato de seguro debe cubrir servicios de interés económico general;
    • la falta de pago debe basarse en circunstancias atribuibles a COVID-19; y
    • el desempeño debe ser imposible sin poner en peligro los medios adecuados de subsistencia del consumidor o los medios adecuados de subsistencia de sus familiares con derecho a mantenimiento.
  • Para microempresas:
    • el contrato de seguro debe haberse celebrado antes del 8 de marzo de 2020;
    • el contrato de seguro debe cubrir los servicios necesarios para la continuación adecuada de sus operaciones comerciales;
    • la falta de pago debe basarse en circunstancias atribuibles a COVID-19; y
    • el desempeño del servicio adeudado debe ser imposible sin poner en peligro la base económica del negocio.