Mercado

La aprobación del Sandbox, un paso para el desarrollo del ecosistema Insurtech en España

  Redacción / 26 de febrero de 2020

El Consejo de Ministros ha aprobado el proyecto de Ley para la creación de Sandbox, un espacio controlado y no desregulado que favorecerá la creación de nuevos empleos, la competitividad y el desarrollo tecnológico. El proyecto establece un entorno jurídico que garantice que el proceso innovador en el ámbito financiero se desarrolla de forma eficaz y segura para los usuarios.

Desde la Asociación Española de Fintech e Insurtech (AEFI), uno de los principales impulsores de Sandbox, se muestran satisfechos porque la puesta en marcha situará a España a la cabeza de la innovación tecnológica financiera. Su presidente, Rodrigo García de la Cruz, considera que el Sandbox «es esencial para aumentar la competencia y mejorar y actualizar la creación de empresas innovadoras en el sector financiero».

¿Cómo funciona Sandbox?

Sandbox funcionará como un identificador de proyectos que mejoren la prestación de servicios financieros, con unos protocolos de supervisión que concederán todas las partes. Las entidades o proyectos innovadores que se encuentran en fase madura podrán emprender su actividad bajo la modalidad de exención. Estos proyectos deben ser suficientemente avanzados y que demuestren que aportan valor añadido como mejora del cumplimiento normativo, protección a la clientela, aumento de la eficiencia o mejora de la calidad de los servicios financieros.

Impacto en el mercado

La AEFI estima que Sandbox generará 5.000 empleos los próximos años y atraerá 1.000 millones adicionales de inversión. García de la Cruz remarca que para ello, «necesitamos que los supervisores cuenten con los recursos mínimos necesarios para poder trabajar con los proyectos que entren en Sandbox».

Además del impacto directo en la inversión y el empleo, el Sandbox se configura como el espacio perfecto para generar nuevas iniciativas que aceleren la transformación de la innovación financiera, animar una mayor competencia, que se reduzcan las barreras de acceso y se agilicen los procesos.

AEFI establece una serie de retos que el Sandbox español deberá afrontar tras su aprobación parlamentaria:

  • La tramitación debe ser rápida para poder arrancar cuanto antes y la apuesta clara por el criterio de proporcionalidad y el principio de igualdad de trato para las entidades.
  • Será necesaria una movilización de recursos institucionales necesarios, sobre todo personal preparado y cualificado en los organismos competentes para que la puesta en marcha esa correcta.
  • evitar la fuga de talento hacia otros espacios regulados. La implementación de Sandbox situará a España como uno de los países de referencia en el ámbito de la regulación Fintech.
  • Animar a las empresas del sector financiero a presentarse con su proyecto innovador a Sandbox.