Mercado

Mapfre prevé un repunte del 6,1% del PIB en 2021

  Redacción / 12 de enero de 2021

MAPFRE Economics cree que la economía mundial repuntará un 4,5% de media en 2021 y volverá a la normalidad a mediados del tercer trimestre de este año. Asimismo, en su conjunto, el mundo recuperará lo perdido en la crisis a mediados de 2022. Eso sí, con grandes diferencias regionales.

Los economistas de MAPFRE Economics esperan un crecimiento del PIB español, en su escenario base, del 6,1% para este año y del 6,3% para 2022, aunque no se recuperará el nivel de actividad de 2019 hasta, al menos, el último trimestre del año que viene. Para ello, el paquete de ayuda fiscal aprobado en la Bruselas será clave, puesto que el uso de los fondos de la UE aportará 2 puntos porcentuales cada año al crecimiento entre 2021 y 2023.

Los riesgos para la economía española provienen de los posibles rebrotes en contagios que obliguen periódicamente a nuevas restricciones en 2021. “Hasta que no haya una parte importante de la población inmunizada son de esperar nuevos rebrotes”, matizan. “Para 2021, podría darse un repunte en las insolvencias de negocios, en la morosidad bancaria y un alza del paro que, por ahora, está contenido gracias a las ayudas temporales al empleo (ERTEs) que, en nuestra opinión irán siendo ampliadas, al menos en los sectores que están sufriendo mayores restricciones”, añaden. Algunas de las insolvencias, principalmente en los sectores hotelero y de transporte turístico, podrán dejar un daño algo más duradero que se traduzca en una la reducción de la oferta turística, un sector clave en España.

Previsiones del mercado asegurador

Además, en el informe Panorama se incluyen las estimaciones de primas para el sector asegurador español. Tras atravesarse la fase más dura de la pandemia, sin que el crecimiento del sector colapsase al compensarse un tipo de ramos con otros a partir de enero 2021, el escenario de dilución de incertidumbre y retorno a la normalidad hasta la total eliminación de restricciones da lugar a que, rápidamente, el crecimiento de las primas del Negocio de No Vida del sector asegurador vuelva a una tasa cercana a lo que consideramos su largo plazo (entre el 3,5% y el 4%). Esto se dará a partir del segundo trimestre de 2021. En el caso del negocio Vida, la menor incertidumbre hace que se recurra menos al ahorro financiero (primas vida) y gradualmente se desacelere la contracción del negocio.

Estas previsiones forman parte del escenario más optimista que recoge MAPFRE Economics en su informe y que, no obstante, es el que espera que se cumpla. También incluye otro escenario algo más pesimista, que sería aquel en que la pandemia se descontrola o las vancunas no son efectivas.

Sus consecuencias en el sector hundirían la demanda cíclica de seguro No Vida y dejando inerte la que no responde al ciclo. “El resultado es una contracción en No Vida como la que hubiéramos anticipado hace un año para luego registrar una recuperación relativamente dinámica (a los dos años del estallido de la crisis, como resultado de la inmunidad colectiva) hasta alcanzar tasas de crecimiento consistentes con el largo plazo. En el negocio de Vida la incertidumbre y la mayor expansión cualitativa ahondarían en los rescates de seguros hundiendo aún más el crecimiento de este negocio”, señalan en el documento.

Economía europea

Para la eurozona en su conjunto, MAPFRE Economics espera un crecimiento del 5% en 2021 y del 4,7%, en 2022. Según indican, en el segundo semestre de 2021 es cuando los fondos europeos empezarán a activarse y también comenzará a haber una mayor proporción de la población inmunizada.

Los riesgos para la economía de la Eurozona son los brotes pandémicos recurrentes que obliguen a nuevas restricciones, o la lentitud en normalizar la actividad por un programa de vacunación que tarde más de lo previsto. La recuperación de las exportaciones también es vital y eso depende también de los niveles de actividad de sus socios comerciales, así como los efectos del Brexit. La capacidad de despliegue de los fondos de ayuda es otra incertidumbre, mientras que la profundidad del daño generada por la crisis al sector empresarial, al empleo y al sector financiero aún está por determinarse.