Mercado

Medidas de prevención de siniestros para empresas de almacenamiento y transporte de mercancías

  Redacción / 8 de abril de 2020

La pandemia ha supuesto cambios para el transporte de carga, que afectan a navieras y empresas de transporte por todo el mundo con el potencial de agravar el panorama de riesgos, en especial para las mercancías de gran valor y aquellas sensibles a los cambios de temperatura. En un nuevo boletín de riesgos, los expertos en consultoría de riesgos de Allianz Global Corporate & Specialty (AGCS)  señalan diversas medidas que deberían ser tomadas en consideración por los propietarios de cargas a la hora de desarrollar planes de contingencia.

A pesar de que el transporte de mercancías es una actividad permitida durante el estado de alarma, un gran número de empresas están cerrando dejando de gestionar la carga. El problema aumenta cuando las noticias del cierre de empresas no llegan a los proveedores de transporte para mercancías en tránsito hasta después de llegar al destino previsto. Este hecho puede dar lugar a almacenamiento no previsto de la carga en zonas de alto riesgo que carecen de controles de seguridad ni medidas de protección adecuados. También puede ocasionar daños a las mercancías perecederas o sensibles a cambios de temperatura.

El análisis de siniestros en el sector marítimo de AGCS demuestra que las mercancías dañadas, contenedores incluidos, son la causa más frecuente de siniestros en el sector naviero y representan más de la quinta parte de las reclamaciones, sobre una base de más de 230.000 reclamaciones analizadas.

En este boletín de riesgos se señalan medidas de prevención de siniestros en dos áreas: riesgo para las cargas en almacén y riesgos para las mercancías en tránsito.

Mitigación de riesgos en las zonas de almacenamiento de carga

La acumulación de cargas desatendidas en los almacenes conlleva el riesgo añadido de robo y la amenaza de delincuencia organizada. Siempre que sea posible, las empresas deberían reforzar la seguridad de los almacenes y comprobar el funcionamiento de las alarmas. Asimismo, las empresas deberían considerar la posibilidad de evitar estancias prolongadas de camiones cargados en el exterior de los almacenes, ya que esto incrementa el riesgo de robo y daño de la carga. Dado que la pandemia de coronavirus puede causar una interrupción prolongada de las cadenas de suministro, los tiempos de rotación de existencias aumentarán y la capacidad de los espacios de almacenamiento se verá limitada. Por consiguiente, las empresas deberían también pensar en identificar capacidad alternativa de almacenamiento para el caso de que los espacios ocupados no puedan seguir admitiendo carga de forma segura.

Mitigación de riesgos para carga en tránsito

Cuando sea posible, las empresas deberían obtener, antes de iniciar la expedición, confirmación de que el destino final recibirá la mercancía. Si fuera necesario, deberían prepararse para la posibilidad de que la carga no sea recibida en el destino final, ya que un creciente número de empresas están cerrando sin preaviso como medida preventiva. Asimismo, las empresas deberían esforzarse en identificar el volumen de carga en tránsito y obtener actualizaciones de la situación de los transportistas. Cuando el destino previsto no pueda recibir un envío, debería comprobarse la posibilidad de buscar destinos alternativos.

Las empresas deberían, igualmente, considerar la posibilidad emplear camiones con tecnología GPS integrada siempre que sea posible, así como incorporar en el embalaje de la carga dispositivos de seguimiento basados en el Internet de las cosas para aumentar la visibilidad de los envíos. Estos dispositivos pueden ofrecer un seguimiento GPS de las mercancías en tránsito, además de información de su ubicación en tiempo real, en caso de desvío o retraso de la expedición.

Siempre que sea posible, las empresas deberían plantearse también la revisión de los requisitos para las mercancías perecederas. Alimentos y productos farmacéuticos asociados a la respuesta frente a la pandemia de coronavirus tienen prioridad en la capacidad de carga con temperatura controlada. Por lo tanto, los bienes perecederos que no sean críticos soportarán un mayor tiempo de tránsito, puesto que la capacidad de carga con temperatura controlada ya ha alcanzado su máximo. Debería pensarse en revisar el diseño de embalajes para garantizar que los planes puestos en marcha sean capaces de mantener la temperatura de los productos durante un mayor plazo. También deberían considerase embalajes o configuraciones adicionales de almacenamiento para los productos perecederos just in time que no tengan la consideración de esenciales en virtud de las últimas directrices.

Valoración

«La actual situación de pandemia ha afectado a la cadena global de suministro de forma nunca antes vista, así se han incrementado de modo significativo los riesgos para las cargas en almacén y en tránsito, en especial para las mercancías de alto valor y las sensibles a cambios de temperatura», afirma el capitán Rahul Khanna, director global de Consultoría de Riesgo Marítimo en AGCS.

«El cierre y la ausencia de personal en las instalaciones no solo representa para la carga un mayor riesgo de robo e incendio, sino también el riesgo de que las mercancías resulten dañadas por el mayor tiempo de almacenamiento. La perturbación del tránsito de carga por el cierre de fronteras, la demora en los despachos de aduanas o, simplemente, por la falta de personal puede degenerar en mayores retrasos en los plazos de entrega o, incluso, en el abandono de cargas. Las empresas deberían hacer todo aquello que esté en su mano para implementar una sólida planificación del transporte de carga y asegurarse de disponer de planes de contingencia para lidiar con los cierres de última hora que estamos observando por todo el mundo».