Negocio

Realidad post-COVID-19: aumento del uso de la telemedicina y mayor riesgo de sufrir trastornos mentales

  Redacción / 25 de mayo de 2020

El impacto de la pandemia Covid-19 en nuestro estilo de vida se ha hecho evidente y ha dado lugar a una nueva realidad post-pandemia. Se ha generalizado el uso de la telemedicina, se ha agudizado el riesgo a sufrir  trastornos mentales graves y ha sido necesaria una nueva gestión del talento en la empresa, así lo indica Cigna España, aseguradora global de salud.

La rápida propagación del virus ha redimensionado la importancia de las medidas de protección y la necesidad de protegernos frente a las enfermedades. También hemos constatado la importancia de acceder a información y consejos médicos rigurosos y confiables, de mantener y cultivar las relaciones personales, y por supuesto, de cuidar nuestra salud emocional.

“Todos estos desafíos a los que nos hemos enfrentado en las últimas semanas marcarán, inevitablemente, la nueva realidad que deja tras de sí la pandemia COVID-19. Somos personas diferentes a las que éramos antes de sufrir el impacto del virus en nuestras vidas. Y, por tanto, ahora tendremos que adaptarnos a estos cambios, asumirlos como parte del día a día, y continuar avanzando mientras aprendemos a gestionar la incertidumbre”, indica la Dra. María Sánchez, e-Health Medical Manager en Cigna España.

Realidad post COVID-19

Según los expertos de Cigna, todos estos cambios afectaran a nuestras relaciones de forma inminente tanto a nivel social como laboral y auguran cinco aspectos que formaran parte de esta nueva realidad:

  • Aumento del uso de la telemedicina como vía de acceso a la atención sanitaria: durante el confinamiento el uso de la telemedicina ha llegado a multiplicarse por 15. La necesidad de aliviar la presión asistencial sanitaria ha obligado a que la digitalización en la atención sanitaria irrumpa en los hogares españoles.
  • Gestión del talento en la empresa con foco en el apoyo emocional: la pandemia ha traído una nueva realidad empresarial. Nuevas oportunidades de mercado, nuevas necesidades y nuevas dinámicas de trabajo, principalmente el teletrabajo. Las organizaciones necesitan contar con empleados comprometidos y motivados ante esta nueva realidad, ya que ellos serán el motor de crecimiento en este escenario cambiante. Por ello, las estrategias de RRHH deben centrarse en el cuidado de la salud y bienestar de los trabajadores y con foco especial en el apoyo emocional, ya que son una gran baza para lograr una ventaja competitiva, atraer y retener talento, y generar una cultura corporativa sólida.
  • Relaciones sociales más restringidas para prevenir el contagio: las restricciones relativas al contacto físico, unidas al miedo al contagio, pueden reducir la socialización, lo que a largo plazo podría producir un impacto negativo en la salud, al facilitar la aparición de sentimientos relacionados con la soledad.
  • La desinformación, principal enemigo para una vida saludable: la proliferación de mensajes alarmistas y falsas afirmaciones son un efecto colateral de la digitalización en la salud. Ahora más que nunca, la población debe ser consciente de que debe cuidar su salud y que para ello ha de informarse únicamente a partir de fuentes veraces y rigurosas. Así lo ha ido remarcado la Comisión Europea desde el inicio de la crisis.
  • Mayor riesgo de sufrir trastornos mentales: la crisis actual es un acontecimiento traumático a escala global. A la larga, los trastornos del ánimo y episodios de ansiedad surgidos durante el confinamiento pueden desembocar en otros problemas más graves como el estrés postraumático, depresión o adicciones. La OMS advierte que los trastornos mentales podrían multiplicarse por dos, por lo que durante la transición a la nueva realidad se deberán adoptar una serie de pautas de adaptación para prevenirlos.

Los expertos de Cigna advierten que para superar esta época de transición será necesario aceptar y aprender lo sucedido y readaptar nuestra vida social, laboral y familiar a la nueva realidad. Sobre todo, vivir el presente y trabajar la capacidad propia de superar la adversidad y los retos venideros.