mercado-asegurador

Mercado

Ligero retroceso del volumen de primas en el sector asegurador español

  • No obstante, los resultados del sector se incrementaron un 5,2%, gracias al buen desempeño técnico y al mantenimiento del resultado financiero

  • Los expertos aseguran que es difícil prever el impacto que la crisis del Covid-19 tendrá sobre la industria aseguradora

  Redacción / 10 de julio de 2020

La Fundación Mapfre ha hecho público el informe “El mercado español de seguros en 2019”, con el que busca ofrecer una panorámica del desempeño del sector. Según los datos del informe, el seguro mundial volvió a incrementar su volumen de primas en 2019, hasta los 6,3 billones de dólares, que representa un crecimiento real del 2,9%, algo inferior al 3,2% registrado en 2018. La desaceleración del crecimiento económico y el entorno de bajos tipos de interés en los países desarrollados limitó el crecimiento de la industria aseguradora mundial.

El impulso principal en 2019 provino, un año más, de los ramos No Vida, con un alza real del 3,5% frente al 2,2% de Vida, con mayores subidas en los mercados emergentes que en los desarrollados. El mayor crecimiento del negocio de Vida en términos reales lo experimentó la región de América Latina y el Caribe, gracias al impulso de sus dos principales mercados, Brasil y México.

El volumen global de primas del segmento de No Vida (que representa en torno al 46% de las primas totales), se incrementó en 2019 un 3,5%, en términos reales. Los crecimientos fueron sólidos en las economías emergentes, principalmente de Asia, destacando la evolución de los dos mayores mercados, China e India. Los mercados de América Latina, por su parte, moderaron su crecimiento en esta línea de negocio, con decrecimientos en términos reales en Brasil, Honduras, Nicaragua y Panamá. En Europa, por su parte, la desaceleración del crecimiento económico limitó el aumento de los negocios de No Vida.

Primas del mercado español

En lo que toca al mercado asegurador español en 2019, el volumen de primas ascendió a 64.156 millones de euros. La desaceleración vivida en la economía española y la persistencia del entorno de bajos tipos de interés tuvieron nuevamente su reflejo en el mercado asegurador español, que experimentó un ligero retroceso en el volumen de primas totales del -0,4% (frente al crecimiento del 1,5% de 2018). El principal motivo hay que buscarlo en el negocio de Vida, que sufrió un retroceso en primas del -5,1%, motivado por la caída en el negocio de los seguros de Vida ahorro. Las primas de Vida Riesgo crecieron un 3,1%, lo que supone una notable desaceleración respecto al crecimiento del año anterior (12,3% en 2018), influida por la desaceleración económica y por el menor dinamismo del mercado inmobiliario en 2019.

El negocio de No Vida en España se desaceleró, con un crecimiento del 3,4% (4% en 2018) hasta los 36.632 millones de euros de primas. El ratio combinado para el segmento de los seguros de No Vida en 2019 volvió a mejorar, situándose en el 92,9% (93,7% en 2018).

El seguro de Automóviles continúa siendo, un año más, el ramo que acumula el mayor volumen de primas, dentro del segmento de los seguros de No Vida, aunque continúa su tendencia a reducir su cuota, la cual, en 2019, supuso el 30,9% de las primas de este segmento (31,5% en 2018). El importe de primas emitidas se incrementó un 1,5% respecto a 2018, hasta los 11.307 millones de euros, debiéndose tanto al aumento de la prima media como al número de vehículos asegurados, que, con 31,8 millones de vehículos, obtuvo un alza del 1,0%. El ratio combinado en esta línea de negocio mejoró ligeramente situándose en el 94,7% (94,8% en 2018).

Primas por tipo de seguro

El seguro de Salud, por su parte, es el segundo por volumen dentro de los seguros No Vida, con una cuota del 24,4% (24,1% en 2018), la cual sigue aumentando progresivamente. El volumen de primas en 2019 fue de 8.923 millones de euros, con un crecimiento del 4,8% (5,6% en 2018). Los seguros colectivos de salud contratados por las empresas para sus trabajadores vuelven un año más a ser su principal motor de crecimiento, ya que estos han crecido un 6,4%, mientras que los individuales han aumentado un 3,5%. No obstante, todavía el 70,5% de la recaudación total de primas del sector en este segmento se concentra en los seguros individuales.

Los seguros Multirriesgos mantienen una cuota del 20,5%, lo que les sitúa como el tercer ramo No Vida, con un volumen de primas de 7.521 millones de euros y un crecimiento del 4,0% en 2019. Tanto la cuota de mercado dentro del segmento de No Vida, como el crecimiento de 2019 son similares a los de 2018. Hogar es la modalidad de mayor cuota, representando el 60,2% de las primas de esta línea de negocio. Todas las modalidades tuvieron incremento de primas, destacando un alza del 5,2% en los seguros Multirriesgos Industriales, seguido por Hogar (4,2%), Comunidades (3,1%) y Comercio (1,1%). El ratio combinado conjunto mejoró, situándose en el 93,8% (97,3% en 2018). En Hogar, a pesar de la ocurrencia de fenómenos meteorológicos intensos en 2019, se ha obtenido una ligera mejora en el ratio de siniestralidad.

Tendencias del sector

En lo que se refiere al análisis de las tendencias estructurales de crecimiento del sector asegurador español, el desempeño del mercado asegurador español en 2019 sigue ralentizándose y separándose de la tendencia expansiva iniciada en 2014 y que alcanzó su máximo  reciente en 2016. Este comportamiento se hace patente en el hecho de que los índices de penetración, densidad y profundización continúan registrando caídas respecto al año previo, ubicándose por debajo del promedio que dichos indicadores tienen en las 15 principales economías de la Unión Europea.

La penetración del seguro español (primas/ PIB), se ubicó en el 5,15% al final de 2019, alejándose un año más de su  máximo histórico alcanzado en 2016. El descenso en el nivel de penetración fue motivado por el segmento de los seguros de  Vida con una penetración del 2,21%, inferior en 0,19 puntos respecto al año anterior.

Por otra parte, la densidad de los seguros en España alcanzó en 2019 los 1.352,6 euros (1.370 en 2018). En la explicación del retroceso sufrido respecto al año previo, se combina un descenso motivado por la caída en el segmento de los seguros de Vida, con 580,3 euros per cápita (616,8 en 2018), y un aumento para los seguros de No Vida, que se situó en 772,3 euros per cápita (753,4 en 2018).

Finalmente, el índice de profundización (participación de las primas directas de los seguros de Vida respecto de las primas directas totales del mercado) descendió situándose en el 42,9% (2,1 puntos menos que el año previo). Se trata del tercer descenso consecutivo del indicador, confirmando el retroceso relativo que ha tenido el segmento de Vida del mercado a partir del máximo histórico alcanzado en 2016.

Desde el punto de vista de su estructura y dinámica de competencia, cabe destacar que, en la última década, el sector asegurador  español ha seguido experimentando un paulatino proceso de concentración que puede observarse tanto en la disminución del número de entidades en operación. No obstante, es importante destacar que los niveles de concentración siguen indicando la existencia de un alto nivel de competencia en la industria aseguradora española, de acuerdo con los referidos indicadores.

Solvencia del mercado

En cuanto a los niveles de solvencia en el mercado español, tras analizar una muestra de entidades que representa el 69,2% de las primas de seguros y el 77,9% de las provisiones técnicas en 2019, se puede inferir que la solvencia del sector sigue mostrando una situación saneada.

El ratio de solvencia total agregado de la muestra de entidades aseguradoras analizadas se situó en el 243% en 2019. El ratio de las entidades que operan básicamente en el ramo de Vida, ascendió al 245% en 2019. En el caso de las entidades que operan tanto los seguros de Vida como los de No Vida (Mixtas), el ratio de solvencia total agregado ascendió al 225% en 2019. Y, por último, para el caso de las entidades que operan completa o fundamentalmente los seguros de No Vida, el ratio de solvencia total agregado se situó en 257% en 2019. Por lo que respecta a los fondos propios, cabe destacar que prácticamente la totalidad de los fondos admisibles del universo de entidades analizadas eran de máxima calidad.

Mediación española

Por lo que se refiere a los canales de distribución en el mercado asegurador español, en diciembre de 2018 había en España un total de 78.127 mediadores de seguros. El 96,6% se encontraba registrado en la DGSFP y el restante 3,4% por las Comunidades Autónomas. De ese total, 72.380 eran agentes y operadores exclusivos, 536 agentes y operadores de bancaseguros vinculados, y 5.148 corredores de seguros. Hay que añadir, por último, que al cierre de 2018 existían un total de 63 corredores de reaseguro.

MAPFRE-INFORME-MEDIADORES

Los canales predominantes a lo largo de los últimos años han sido, por una parte, los agentes exclusivos y corredores y, por la otra, la venta a través de las propias oficinas de las entidades. Los canales emergentes (como la venta por internet) siguen significando aún una porción muy pequeña de la distribución de seguros de No Vida.

Por lo que se refiere al segmento de los seguros de Vida, la parte más relevante del negocio se ha canalizado a través de operadores de banca-seguros, tanto exclusivos como vinculados, aumentando su cuota los exclusivos, del 25,3% al 39,6%, y disminuyendo los vinculados, del 44,4% al 27,8%.

COVID-19

No obstante, la crisis económica derivada de las medidas de confinamiento y distanciamiento social adoptadas a raíz de la crisis sanitaria provocada por la pandemia del Covid-19, ha provocado (ya en 2020) un repunte de volatilidad sin precedentes. Se ve reflejado en la evolución del ajuste de volatilidad en los meses posteriores al cierre de 2019, que ha venido a suavizar el anuncio por parte del Banco Central Europeo de importantes medidas no convencionales para garantizar la liquidez de los mercados de bonos tanto soberanos como corporativos.

La Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones ha requerido un cálculo adicional del requerimiento de capital de solvencia (SCR) y de los ratios de solvencia al cierre del primer trimestre de 2020 (en condiciones normales solo existe obligación de calcular el SCR una vez al año), si bien no todas las entidades obligadas a calcularlo han hecho público su resultado. En los casos en los que se ha publicado, se observan reducciones en los correspondientes ratios de solvencia, si bien de forma moderada, por lo que siguen mostrando una situación holgada en cuanto a su posición de solvencia