Normativa

¿Se pueden reclamar todos los gastos de bodas, bautizos y comuniones?

  Redacción / 8 de mayo de 2020

  • Los expertos de DAS Seguros recomiendan aplazar las celebraciones a otra fecha del calendario, con el objetivo de lograr el mejor beneficio para ambas partes

El Estado de Alarma y el confinamiento de la población a causa de la crisis sanitaria provocada por la COVID-19 ha tocado de lleno en el sector de las celebraciones, y más en la época estrella para ellas: la primavera.

Todas las bodas, bautizos y comuniones han quedado canceladas o suspendidas temporalmente a la espera de tener nuevas fechas. El impacto económico de este sector no es menor ya que se calcula que durante 2018 se celebraron 167.613 enlaces, según datos del INE. Las comuniones, por su parte, ascendieron a 214.000, mientras se dieron 229.000 bautizos, según datos de la Conferencia Episcopal.

Pero, ¿qué ocurre con gastos como el alquiler de los espacios, la luna de miel, el catering o las flores?

Los expertos de DAS Seguros han analizado todas las posibilidades para hacer frente a esta situación. El Real Decreto-ley 11/2020 incluye este tipo de eventos como afectados por fuerza mayor, por tanto se permite la recuperación total o parcial del dinero invertido en el acontecimiento.

Una de las opciones para los afectados es aplazar las celebraciones a otra época del año, con  el beneficio de no tener que reclamar la devolución del dinero. De todos modos, desde DAS recomiendan dejar por escrito que se mantenga el precio acordado.

Lunas de Miel

Las bodas tienen el añadido de los viajes de luna de miel. En este caso, cuentan con las mismas garantías ya que la ley prevé expresamente la posibilidad de aplazamiento y reembolso mediante bonos, eximiendo a la agencia de viajes de la obligación de un reembolso en efectivo, solo en el caso de paquetes. Si son vuelos y hoteles reservados personalmente, si el cliente se niega a aceptar el bono, la empresa turística tiene la obligación de proceder al reembolso en efectivo.

Para poder hacer la reclamación correctamente hay que presentar toda la documentación. Es preciso conservar todos los recibos de facturas, presupuestos, resguardos, billetes, ofertas comerciales, garantías de compra o contratos con el número de localizador de los vuelos, por ejemplo. El objetivo siempre será reclamar directamente a quien pagamos por el servicio.